miércoles, 10 de junio de 2009

La vita e complessa

Perdónenme el mal italiano, quería jugar con la película. Es compleaja, intentamos hacer las cosas bien, al final no salen y hay gente que termina herida. Nadie se planteó nunca herir a nadie, pero así fue. Miras a un lado y a otro y ves que la infelicidad se extiende. No se entienden las complejidades, y tampoco las envidias, los rencores, los odios acumulados durante años. Una pena.

Un regalo, un don, algo que das a alguien para que se sienta bien, y que no quitas a nadie, que es porque tú quieres y a la gente qué le importa... Pues a la gente le importa, y piensa que si lo merece más, que por qué a uno y no a otro, etcétera, etcétera.

Ya sé que me está saliendo muy críptico todo esto. Es que no quiero poner nombres, la vida es compleja y nunca sabes por dónde va a tirar. Aquella máxima del budismo de no hacer el mal a ningún ser vivo es totalmente imposible. Una lástima.

Ahora sólo pienso en quien ahora llora, en una habitación, sin salir, con una pena grande y en uno de los peores momentos. Un saludo y un beso. Cuídate y buena suerte