lunes, 31 de diciembre de 2007

Un regalito musical

Probablemente la última gran canción de un gran grupo que ya no lo es.




Canción soñadora y evacadora aunque nunca he entendido nada de lo que cantan estos chicos

Debilidades en la resaca

Reconozco que no es mi tipo, a mí me gusta otro tipo de mujeres. Concretamente uno. Pero tengo que admitir que me pone. Si quiere parecer sexy, conmigo lo ha conseguido


Me temo que no soy el único, porque tanto éxito no se puede deber a sus cualidades interpretativas.

En fin, nadie es perfecto...

Feliz año a todos

Gracias a todos los que me habéis visitado y a aquellos que encima os habéis molestado en escribir algo. Gracias a todos los que me rodean y no se han empeñado en hacerme la vida más difícil.

Deseo para el nuevo año un mundo más feliz, menos injusto y con más alegría. Sexo, droga, mística, da igual, lo importante es disfrutar de este viejo planeta antes de que nos lo carguemos.

Y que se cumplan todos vuestros deseos. Bueno, todos no, ESE, no.

Beshitos a todas y abrazos mashotes a todos

domingo, 30 de diciembre de 2007

El foro de la familia, la iglesia y el Estado

Realmente me parece sorprendente cómo la familia se ha metido en todo este embrollo. Me parece, como sociólogo interesante que los conservadores hagan uso de estrategias normalmente asociadas con la izquierda. La toma de la calle, por ejemplo. Los manifestantes hablan de 2 millones, el País, de 16o.ooo. Las cifras, francamente no me importan, me interesan más los mensajes.

Según Rouco, la legislación española va por detrás de los derechos humanos. Y se refiere a la consideración de la unión homosexual como familia. Los conservadores consideran que eso es devaluar la familia. En principio no tiene por qué. Pero como están diciendo Los Increíbles ahora mismo por la tele, si todos son especiales, es otra forma de decir que nadie lo es. Si todas las uniones son familias, familia no significa nada. Es una forma de verlo. Una forma perversa, según me parece a mí.

También es llamativo que estas organizaciones quieran quitarle al Estado el control sobre la educación de sus hijos. Pero sí quieren que la costee, pague a sus profesores de religión pero manteniendo la prerrogativa de nombrarlos y despedirlos. Si las familias deben educar a los hijos -por favor que lo hagan, por Dios, que lo hagan-, ¿por qué se apoyan en tipos que no tienen familia? Los sacerdotes no tienen familia, pero sí están en el derecho de decir cómo se debe hacer.

Plantean como un enfrentamiento típico de guerra civil cualquier crítica a sus posturas. Creen que están perseguidos, que tienen menos privilegios que los musulmanes, y sin embargo tienen mucha más razón. Los movimientos neocatecumenales se sienten víctimas de una conspiración laicista. Y el laicismo no ataca a la religión, el laicismo separa la esfera pública de las certidumbres privadas.

Sin embargo, con esta postura están siendo muy, muy intolerantes. Si alguien, como yo, defiende que mis impuestos no paguen ninguna religión, que se despenalice el aborto (despenalizar no significa obligar), que es más útil una asignatura para la ciudadanía que una sobre una religión concreta... entonces resulta que les persigue. A la Iglesia y a la familia. Si quieres libertad de expresión, puedes criticar al gobierno... y que el gobierno, o que cualquiera te critique.

Pero lo que más me JODE es que hablen en nombre de la familia. Yo soy padre de familia, de familia numerosa, encima, y esta gente no me representa. Ni esos son valores familiares. Son valores conservadores, tradicionales si quieren -que tampoco-, será un Foro de la Familia Conservadora. Y por supuesto que la Iglesia no hable en nombre de unas familias de las que no forman parte.

No, en mi nombre no.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Remember the 80's

La canción con la que me sentí más identificado en los ochenta, en mi adolescencia:




Y su revisión en los 90. Probablemente seré el único al que le gustan las dos versiones. Germán Coppini forever

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Respetar las tradiciones

Pasando por alto que, de vez en cuando, se habla de respetar las tradiciones en lugar de decir "inventar" las tradiciones, no lo veo claro. En mi pueblo se ha rescatado/inventado no sólo el palacio municipal, sino un belén viviente que nunca-jamás-ha-existido. He estado revisando algunos villancicos:

Ande, ande, ande
la marimorena,
ande, ande, ande
que es la nochebuena.

La nochebuena se viene
la nochebuena se va
y nosotros nos iremos
y no volveremos más.

Quitando el mal rollo que transmite -y la posible referencia a la marihuana-, ¡es poesía pura!

A cantarte hemos venido
cuatrocientos en cuadrilla,
si quieres que te cantemos,
saca cuatrocientas sillas

Después de esto lo tengo claro,

¡Hay que respetar las tradiciones!

martes, 25 de diciembre de 2007

Felices Fiestas

Es lo más inteligente que se me ocurre para estos casos

lunes, 24 de diciembre de 2007

La revancha de Papá Noel.

Vale que su aspecto no es el recomendado por dietistas. Vale que lo haya inventado la cocacola. Vale que tenga un dudoso gusto en elegir los nombres y que no quede claro si es chico o chica. San Nicolás, Santa Claus, Santa, Papá Noel... Pero lo que pasa es que está sufriendo un ataque de los españoles para acabar con él. Y todo por los Reyes Magos. Y dále con recuperar nuestras tradiciones. Eso tiene un nombre, y es xenofobia.

Odiamos Papá Noel porque es de fuera, como los que vienen en patera. Ahora bien, si son reyes de oriente o jeques árabes, entonces le vendemos Marbella y decimos que dan puesto de trabajo. Pues yo digo, viva papá noel, y vivan los magos de oriente -los reyes no, que soy republicano-.

Estoy a favor de todo tipo de fiestas, si son españolas, bien, si son de fuera, también bien. Si queremos sufrir por Todos los Santos, casi mejor que celebremos con caramelos un Halloween. Si tenemos Papá Noel y los Reyes, pues mejor, dos regalos. Y también San Valentín, y todas las raves que puedan existir. Vivan las fiestas

sábado, 22 de diciembre de 2007

Dos antiguos héroes

Aquí tenéis dos de mis canciones preferidas de los años 80. Uno es Julian Cope, y un temazo pop Trampolene. El otro es TheThe, que ya he colgado la canción y su letra. Ahora es una interpretación muy chula de "Gildo e Companhia", que no sé quienes son, luego sigue una versión de Lifehouse:




jueves, 20 de diciembre de 2007

La navidad incita al consumo... de drogas

Otra vez la navidad y cada vez lo tengo más claro. Es una conspiración. Pero de narcotraficantes. El pasado año lo hice público, la navidad incita al consumo de drogas. No hay más que mirar los villancicos. Pero mira como beben. Hacia Belén va una burra cargada de chocolate (una moto con drogaína). Pero hay muchos más indicios que llevan al descontrol y al uso de estupefacientes. Por ejemplo, la nieve de los belenes. Si Jesusito de mi vida nació en Palestina, ¿de dónde sale la nieve? Está claro, es cocaína. Por eso los pastores estaban al raso cuando se anunció el Ángel. Estaban haciendo botellona y no tenían frío porque estaban hasta el culo de nieve, o de polvo de ángel.

Luego, claro, cada uno lleva lo que puede como presente, que no había mucha pasta para comprar droga.

El relato habla de que pidieron posada y que no había sitio, así que tuvieron que refugiarse en un pesebre. Claro, los hoteles y las posadas piden documentación, y estos iban de estrangis. Y en un pesebre con el buey y la mula. Y de toda la vida, una mula es el encargado de traer un cargamento de droga.

Hablan de los tres reyes magos de oriente, y aunque lo he preguntado, nadie sabe por qué ninguno es chino. En realidad son narcotraficantes, traen opiáceos de oriente, heroína afgana y tailandesa. Uno es negro, eso tiene mala pinta. En las pelis siempre pillan al negro. Dicen que siguen una estrella, ¡menudo colocón! Y le traen oro, de las ganancias de la droga, incienso, bueno, para disimular el olor a porro, y mirra, que no sé qué es y nadie lo sabe. Algún opiáceo.

Luego resulta que los tres tienen que huir a Egipto. Los buscaba otro cártel de la droga, y se esperan hasta que pase la fiebre. Es una redada.

Hay otros villancicos que dan pistas.

La Virgen va caminando,
va caminando solita,
y no lleva más compaña
que el niño de la manita.

¿Dónde se ha metido José? La verdad es que no me extraña que los abandone. Teológicamente, la virgen es un vientre de alquiler, no es la madre, sino que lleva el hijo de dios. Si nos ponemos literales, que una paloma se lo haga con una chica, bueno, eso tiene un nombre muy raro. No me extraña que si no ha hecho nada con la virgen, por eso es virgen, se quede tan espantado de que esté embarazada.

En el portal de Belén
hay un cochino colgado
El que quiera comer carne
Que entre y le pegue un bocao

Pero bueno, ¿los judíos no tenían prohibido el cerdo?

La virgen se está peinando
Entre cortina y cortina
Los cabellos son de oro
Y el peine de plata fina.

En primer lugar, ¿dónde se peina la virgen?, ¿de dónde salen esas cortinas, si es un pesebre? Los cabellos de oro supongo que es una metáfora de que la virgen es rubia. Realmente no conozco a los hebreos así como raza, pero me suenan morenos, a lo sumo pelirrojos, pero rubia, rubia… No sé, como no sea alguien venido del norte… Sería el contacto. Pero me suena muy raro. La historia no cuela, aquí hay demasiadas pistas. Y si no tienen dinero, de dónde sale el peine de plata fina. De la droga.

Ya vienen los reyes magos,
Ya vienen los reyes magos
Caminito de Belén,
Olé, olé, Holanda,
Que Holanda ya se ve.

¡Vaya pedazo de morao para ver Holanda desde Belén! Aquí está la clave, Holanda, Amsterdam, los Coffee Shops, esto es droga para contrabando holandés. Esto explica los orígenes raciales de la virgen rubia y de los reyes magos.

Y para colmo todo esto se hace para llevar a los hombres la buena nueva. La buena nueva, o la buena nieve. Estos traían coca para celebrar el año nuevo.

Además, ¿no son sospechosos tantos camellos?
Andrea quiere ser una chica invisible, se va diluyendo entre los demás para no ser advertida. Andrea no quiere desaparecer, Andrea sólo quiere escabullirse, ocultarse a las miradas para poder estar haciendo lo que se propone. Es difícil no reparar en la presencia de Andrea. Tiene grandes ojos y un pelo llamativo, un tono de piel canela y una figura esbelta. Andrea tiene una bonita sonrisa y unas manos delicadas. Andrea se esconde, mira hacia atrás y hace la típica mueca de la coquetería. Andrea sabe que puede ser peligrosa. Que la dejen tranquila, que ella conspira y se ríe, y da señales, y ayuda, y también mira con atención sin que nadie la observe. Algunas veces Andrea no desaparece, algunas veces es observada sin que ella lo vea. A veces Andrea es el blanco de las miradas sin saberlo. Creo que Andrea sabe de su belleza pero que a veces se le olvida.

martes, 18 de diciembre de 2007

Este post tiene dedicatoria pero no quiero hacerla pública.

Estamos ahora trabajando, lo que para un funcionario suena a novedad. Mañanas muy liadas y tardes ocupadas. Es la época de las notas, de corregir exámenes y de cabrearse con los trabajos. Dicho de paso, estoy harto de ser el enemigo, etc., etc. Bueno, pues se presenta una de esas tardes maratonianas en las que repasamos la vida y milagros –porque algunos aprobados son eso, milagros- de los alumnos. Hay tutores que se lo curran, hablan con los alumnos, preparan las sesiones y hay quienes, incluso incitan a los delegados a pasar por las sesiones de evaluación, que así se llaman estas reuniones sin alcohol. Los delegados son sufridos porque se llevan las broncas que en gran parte de las ocasiones, no merecen. Son buenos chicos que intentan ser responsables ante la mirada atenta y acusadora de los chicos enrollados, que no estudian-y-gastan-el-dinero-del-contribuyente al repetir curso. Son así de guay. Y más difícil todavía, tienen que llevar las tonterías de sus compañeros ante un grupo de profesores cansados y despeindados. Que si no explicas bien, que si fulanito manda mucha tarea, que si el de historia puntúa muy bajo, que si no entendemos a la de inglés… sabiendo estos sufridos delegados, que no se explica bien cuando no se atiende, no es mucha tarea si la llevas al día, no se puntúa muy bajo si sólo cuentas un tercio del tema o es normal que la de inglés hable en inglés –y no en el dialecto de Aznar-. Luego tienen que aguantar el tipo de los profesores que les echan las broncas para-que-las-transmita-al-curso. Precisamente en el momento que gran parte de los alumnos está desaparecido en combate.

Una de estos sufridores es F. Una chica genial, muy madura –para su edad dice uno, pero no, es muy madura y punto. Muchos de los que nos sentamos en las mesas grandes no tenemos tanta madurez. F, no te sientas presionada, no se puede ser maduro a todas horas, a no ser que seas fruta de plástico. Cuando F se va, todos alabamos su trayectoria, su inteligencia, sus notas, su dedicación, y como digo, su madurez. Un compañero dice, “es la hija que todos querríamos tener”. Asiento con la cabeza, pero en mi interior me digo otra cosa. En mis tiempos, en mi instituto no había chicas inteligentes y guapas, a la vez con sentido del humor, cultas y combativas. Es la chica con la que me hubiera gustado salir con su edad. E inmediatamente me corrijo, es la chica que me hubiera dado calabazas si le hubiera pedido salir con su edad.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Siento haber estado como un fantasma estos días. No os he presentado a Will Johnson. Es el líder de dos fantásticas bandas, los Centro-matic y South San Gabriel. Parten de eso que ahora se llama americana, y que se inició cuando por un lado Mark Eitzel salía con American Music Club (premio al nombre más horrible del momento) y Will Oldham navegaba con las encarnaciones de Palace (Brothers, Song…) y reinaba Howe Gelb con sus inmensos Giant Sand. Es una pena que los discos en solitario de Will suenen más a Tom Waits que a Giant Sand, porque tiene una voz muy personal. Y es capaz de sonar llenando el espacio con una sola guitarra. Me gusta la voz al natural y la mueca que hace para dar mayor dramatismo. Aquí lo tenéis en una actuación en El Puerto de Santa María de principios de año. El mes pasado estuvo de nuevo por aquí con John Vanderslice, ¡de telonero! Al final me he acabado de enganchar mucho a sus discos en solitarios y estoy repasando la discografía de South San Gabriel. Espero que os haya gustado este fragmento de actuación



P.D. Me acaban de aclarar que esta actuación fue en Cádiz, no en el Puerto de Santa María. Entre lo poco que me entero y el Spanglish de Will...

martes, 11 de diciembre de 2007

La intimidad y la amistad

Con la intimidad me pasa como con la familia, realmente no sé qué son. No me refiero a tener una definición sociológica -faltaría más-, sino más bien, de entender cómo es, cómo encajo yo. Miro otras familias y noto que falta algo. Con la intimidad me pasa lo mismo. Creo que he ido construyendo mi vida buscando la intimidad, desesperadamente, desperdigando trozos de mi. De tal forma que a veces me resulta muy complicado hacerme a mí mismo, describirme, o vestirme por la mañana. Hoy toca informal, hoy toca de profe clásico, hoy toca sin peinar... Son cosas intrascendentes.



No he tenido muchos amigos, pero sí que he tenido algún buen amigo. Buen amigo con mayúsculas. Vengo de pasarme por su blog, y ha colgado una serie de discos que han marcado, de una u otra forma, sentimentalmente, emocionalmente. Me alegra haber descubierto muchos de ellos juntos. Haber comprado algunos vinilos y luego compartirlos. Recuerdo la emoción de poner en su tocadiscos Rain Dogs de Tom Waits, VU de The Velvet Underground, Meat is Murder de The Smiths... Sin hablar casi de nosotros mismos.



Recuerdo una vez que me leyó una carta que le había escrito hacía meses. Creo que me puse muy colorado, horrorizado de la frivolidad, de la impersonalidad de aquellas líneas. No creo que hubiera en el mundo ningún amigo que conozca tan poco , ni que pregunte tan poco. Ya, ya, somos tíos, no tenemos sentimientos.



Pero el caso es que tanto mi amigo como yo somos de otra casta. Pocas veces hablábamos de tías. Y la mayor parte del tiempo, como quien habla de estrellas de cine. Adorables pero muy muy lejanas. Ni el preguntaba ni yo preguntaba. Cuando empecé a salir con mi novia, tardé mucho en decírselo. Cuando el tuvo sus ligues, tampoco corría a decírmelo. Y éramos uña y carne, vinilo y aguja. No creo que fuera culpa suya. El ha construído su intimidad con otros amigos. Y le duran años. Yo fui incapaz.



Creo que mi palabra preferida en estos casos es "perdona". Soy el hombre del perdón, del disculpa, del lo siento. Del regalo, del detalle, del poco teléfono y las visitas cortas.



Colega, un abrazo, chaval, que te lo mereces.

La intimidad

Últimamente estoy estudiando a fondo esto de la intimidad, pero no en el sentido de la higiene íntima, ni la ropa íntima, sino cómo dos personas son capaces de formar un espacio común de comunicación, una burbuja sin que medien las palabras, compartiendo secretos intrascendentes, haciendo gestos propios donde la vida se repliega sobre sí misma. Creo que sólo somos íntimos con nosotros mismos cuando hemos aprendido la intimidad con otra persona -aunque la otra persona coincida con tí mismo-. En cierta forma, este blog es una llamada a la intimidad con el extraño. Es en la intimidad cuando te encuentras a tí mismo, cuando te ves reflejado en otra persona, cuando tu mundo se hace indestructible.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Mis pequeños héroes, John Vanderslice

No lo conocía, pero un concierto me ha dado la oportunidad de escucharlo. Estoy repasando su discografía, y me he encontrado que en acústico me gusta más que en disco. Por eso os pongo este White Dove.


Tiene un aspecto desgarbado, y toda la pinta de un guiri, pero la voz es estupenda y las melodías con gancho. Espero que disfrutéis. Además terminó el concierto cogiendo la acústica, sin micrófono, y cantando alrededor del público. Un nuevo héroe.

La belleza duele

Estoy dándome cuenta de que en los últimos posts hay un tema que se repite con obstinación, y es la asociación entre la belleza y el dolor. No tengo nada de masoquista, pero creo que, como en muchas otras ocasiones, cuando una emoción sube y sube por tus venas, los nervios a flor de piel no saben identificar entre la excitación y el dolor.

A lo mejor soy muy raro, pero...

Cuéntenme, porfa plis.

PD. En realidad, lo que quería decir es que, a menudo me pasa que las sensaciones más fuertes me producen una sensación, que de intensa, duele. La belleza, por ejemplo, hay veces que unos ojos son tan bonitos que duelen, o vivencias de muy intensa felicidad. Nunca me había fijado en ello, pero hay varios posts últimamente que me lo han hecho ver. No sé si soy el único...

Hay días.

Cada día tiene un momento en el que te cruzas con la belleza. Hoy es la cara de A., ayer fue la figura de una espectacular doctora morena, con ojos verdes y unos tacones terriblemente impropios para una clínica. La semana pasada fueron los ojos de E y quizás también pasó el escote de C. Hay días en que la belleza duele.

Creo que le llaman pedantemente el Síndrome de Stendhal. Yo recuerdo haber llorado en el MOMA.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Odio el Club de Poetas muertos


Hay muchas historias de profesores que abrieron las mentes a los alumnos. Y siempre me acuerdo de la película de El club de los Poetas Muertos. Odio esa película, creo que cosas como esa –o Los Chicos del Coro- contribuyen a mantener y acrecentar el mal clima que existe en la educación. Por favor, si hasta el chico bueno es el guapo y el feo es el malo!!! En El Club de los Poetas Muertos, un profesor sustituto decide revolucionar, con su arrolladora personalidad, los cimientos de una educación monótona y repetitiva, cansina, memorística, sin creatividad. Hay un par de escenas que considero muy sintomáticas. Una de ellas, no esencial, pero muy clara en la película es cuando saca a los muchachos al patio y les dice que paseen. Al cabo de un rato, los que quedan están marchando al unísono y el resto jaleando. El profesor les increpa. ¿Cómo osan jalear a los que son meramente borregos y siguen todos la misma norma? Hay que seguir el camino propio. Sin embargo, en la escena clave, que luego dará el punto final, invita a los alumnos a que tomen otra perspectiva de las cosas y hace que se suban encima de las mesas para no estar siempre escudados en sus pupitres. Entonces ¡todos! se suben. ¿Ahora no hay que ser individual? ¿Ahora no hay que evitar ser borregos?

La conclusión que saco de este tipo de películas –salvo a Sydney Poitier en Rebelión en las Aulas- es que los chicos no estudian porque los profesores somos monótonos, repetitivos, y deberíamos ser brillantes, ocurrentes, a medio camino entre un poeta, una payaso y una estrella de rock. Añáde las Mentes Peligrosas o el Rector y veremos a profesores más tiempo en casa de los alumnos problemáticos –bueno, sólo en casa de los guapos problemáticos- que dando clase. Salvo a Edward James Olmos en Lecciones inolvidables. Ejemplos hay a millones, el más retorcido puede ser Escuela de Rock, pobres niños ricos –Dios mío, el peor doblaje de la historia del cine, odio a Dani cantodelloco-.

Me dedico a la enseñanza por profesión. Más que por vocación porque asumí que para estudiar Historia, que era lo que quería, no me quedaba más remedio que aprobar unas oposiciones y dedicarme a esto. Ser maestro no es lo mío, soy profesor, un profesional durante las horas de clase y una persona el resto del tiempo. Con mis complicaciones, con mis mezquindades y mis contradicciones. No tengo intención de salvar el mundo, pero sí una responsabilidad de abrir todas las ventanas para que esos chicos, esas personas que tengo delante todas las mañanas, y que miran con más interés mis zapatos o mi –falta de- peinado, puedan elegir su futuro. Elegir significa que hay más de una opción. Creo

martes, 4 de diciembre de 2007

Buscando the next best thing, sin que deje de ser pretty at all


Os presento a Warren Zevon, un tío vital, con mala suerte. No ha sido muy conocido, pero quizás conozcáis alguna de sus canciones. Os dejo si acaso el enlace

Warren Zevon en Allmusic
Warren Zevon en Wikipedia (inglés)
Warren Zevon en Wikepedia (español)

Esta canción la he tenido en cuenta muchísimas veces. Ahora hacía un largo tiempo que no pensaba en ella, pero se la dedico a La sonrisa. A veces, cuando la vida es muy destructiva, cuando el tedio invade y contamina cada momento deseas vivir, sentirte vivo, aunque sea con un golpe en la cabeza.


written by Leroy P. Marinell & Warren Zevon
1982 Tiny Tunes (ASCAP) & Zevon Music (BMI)

Well, I've seen all there is to see
And I've heard all they have to say
I've done everything I wanted to do . . .
I've done that too
And it ain't that pretty at all
Ain't that pretty at all
So I'm going to hurl myself against the wall
'Cause I'd rather feel bad than not feel anything at all

You know, I just had a short vacation, Roy
Spent it getting a root canal
"Oh, how'd you like it?"
Well, it ain't that pretty at all
So I'm going to hurl myself against the wall
'Cause I'd rather feel bad than not feel anything at all

Gonna get a good running start and throw myself at the wall as hard as I can man

I've been to Paris
And it ain't that pretty at all
I've been to Rome
Guess what?
I'd like to go back to Paris someday and visit the Louvre Museum
Get a good running start and hurl myself at the wall
Going to hurl myself against the wall
'Cause I'd rather feel bad than feel nothing at all
And it ain't that pretty at all
Ain't that pretty at all



La verdad es que de un tiempo a esta parte prefiero esta otra, que habla de que, sin quejarte de lo que tienes, hay que andar siempre buscando lo próximo mejor, the next best thing.



(Kenny Edwards, LeRoy P. Marinell, and Warren Zevon)

I worked hard, but not for the money
Did my best to please
I used to think it was funny
'Til I realized it was just a tease

Don Quixote had his windmills
Ponce de Leon took his cruise
Took Sinbad seven voyages
To see that it was all a ruse

(That's why I'm) Looking for the next best thing
Looking for the next best thing
I appreciate the best
But I'm settling for less
'Cause I'm looking for the next best thing

Looking for the next best thing

All alone on the road to perfection
At the inspection booth they tried to discourage me
You can believe what you want--that'll never change it
You'll have to come around eventually

(And you'll be) Looking for the next best thing
Looking for the next best thing
I appreciate the best
But I'm settling for less
'Cause I'm looking for the next best thing

Looking for the next best thing
I'm looking for the next best thing




(Kenny Edwards, LeRoy P. Marinell, and Warren Zevon)

lunes, 3 de diciembre de 2007

The great metepatas

Tengo la rara habilidad para salirme del tiesto sin que nadie me lo pida. A veces me entra la neura de persecución. Creo que hay un compañero –o al menos uno- que me tiene manía. Y el caso es que no recuerdo nada que haya motivado esa inquina. Si pongo en una lista las cosas que me han enfrentado a él puede cobrar algún sentido, pero a lo mejor es que, al colocar las cosas juntas, le estoy dando yo sentido, y no lo tiene. Pero, cuando alguien niega una autorización a algo, y le dice a la persona intermediaria que “no es nada personal”, yo me paro y pienso: excusatio non petitas, culpabilitas manifesta. Una vez me pasó un caso parecido en el trabajo, un compañero se tomó a mal un comentario, que no iba ni siquiera con él, y por lo visto, se dedicó a acosarme, a instigar a mis compañeros de departamento, pero muy cabreado. Y hace mucho, mucho tiempo mis compañeros de clase me hacían el vacío. Pero eso no cuenta, porque hubo líos de chicas por medio, y si se hicieron dos bandos, y yo quedé en el perdedor. Bueno, que no cuenta. Lo cierto es que ahora no sé. Quizás es que tampoco me importa. Lo digo en serio, tiene que ser que una cosa me lleve a otra para que piense en ello.

En realidad, mi habilidad tiene más que ver con meter la pata, con comentarios fuera de lugar, con gestos despreocupados que no tienen en consideración a los demás, y cosas por el estilo. Soy metepatas profesional
No me gustaría dar la impresión de ser una persona superficial por fijarme tanto en la belleza. Quizás es que lo sea, a lo mejor soy superficial, pero yo lo vivo como una experiencia casi mística. Me gustaría parar el mundo para poder contemplar ese instante, esos ojos, esa boca, ese reflejo. Quizás es demasiado tiempo asomado al dvd y al pause.

sábado, 1 de diciembre de 2007

Los ojos que miras

no son ojos porque los miras, son ojos porque te ven

Antonio Machado.

Tengo que reconocer que me gusta mirar, no me lo tomen a mal, no estoy diciendo que sea un voyeur, sino que la vida te ofrece unas imágenes maravillosas. Las nubes de esta tarde, en estratos blancos sobre un fondo gris sobrenatural, el destello de una farola o la fachada de un edificio en el que nunca habías reparado. Creo que ya he hablado alguna vez de mi afición a los escotes, pensados para ser mirados, pero sobre todo, mi gran descubrimiento son los ojos. En mi época de adolescente inadaptado nunca miraba a los ojos a las personas, pero ahora…

Normalmente los ojos de las personas son de gran belleza, pero hay casos en los que esa belleza es turbadora. Todavía siento la sensación de irrealidad de aquella noche de principios de noviembre, hace ya casi veinte años, en la que, después de pasear por el Campo del Príncipe en Granada, acabamos ella y yo en un pequeño bar de jazz, en una calle que no he conseguido localizar desde entonces. Ella era preciosa, tenía una voz muy dulce y me apasionaba lo que me iba contando, sus fantasías, sus gustos, sus historias de todos los días… Y yo no paraba de mirarla a los ojos. ¡Dios mío, vaya ojos! Los echo de menos. Hay temporadas en las que no me acuerdo siquiera de ella, pero cuando, de vez en cuando, me asalta un momento de esa melancolía dulce… Ojalá la hubiera besado entonces.

Luego llegaron los días negros, las meteduras de pata, la falta de magia. Y todo siguió pendiente de un hilo. Nos fuimos viendo de vez en cuando. Abandoné Granada, mi vida había tomado otro camino. Pero al final acabo asociando un poema, una canción, un olor y unas mesas de madera. Duele.